Remedios naturales para los callos de los pies

Si alguna vez ha padecido de callos en los pies, entonces estará de acuerdo con nosotros: son sencillamente insoportables. Y es una de las molestias más comunes.

Los callos  son una capa de piel gruesa, dura y de color amarillento, que se forma por la fricción o presión continuada en algunas zonas de la piel. Se presentan fundamentalmente en los pies, pero también pueden aparecer en las manos o en los codos.

¿Cómo prevenir su aparición?

  • Utilizando un calzado adecuado de piel suave y justo a su medida. No abusar de los tacones.
  • Hidratar y masajear los pies diariamente.
  • Realizar ejercicios para desarrollar una correcta pisada y no recargar el pie en zonas específicas.

Nunca trate de eliminar los callos con utensilios cortantes. Esto pudiera provocar una infección en la zona expuesta o lastimarla con alguna cortada. Y si la persona padece de diabetes o problemas circulatorios, el cuidado debe ser mayor.

Remedios naturales para eliminar los callos en los pies

Ajo

Propiedades: exfoliante, emoliente y antiséptico.

Machaque uno o varios dientes de ajo, úntelo en el callo y envuelva el pie con una gasa durante la noche.

Cebolla

Propiedades: cicatrizantes, emolientes y antiinflamatorias. Cortar una cebolla y frotarla sobre la zona dañada. Duerma con el remedio para que actúe durante varias horas.

Caléndula

Propiedades: Antisépticas y cicatrizantes. Machacar las hojas, formar una pasta con aceite de oliva y aplicarla sobre el callo.

Limón

Propiedades: Cicatrizante y emoliente. Corte una rodaja de limón y colóquelo sobre el callo empleando una venda que lo sostenga. Déjelo durante la noche.

Bicarbonato de sodio

Propiedades: Excelente exfoliante. Mezcle el bicarbonato con agua y gotas de limón. Aplíquelo con movimientos rotatorios sobre el callo. Enjuague con agua tibia. Después de tener bien limpia la zona puede aplicar cualquiera de los remedios anteriores. La combinación es muy efectiva.

Lo ideal es que visite al podólogo para que le trate la dolencia. No sufra innecesariamente.