Remedios naturales para la indigestión

Alrededor del mundo esta dolencia recibe diferentes nombres: indigestión, mala digestión, empacho, dispepsia, etc. Pero todos estos nombres describen ese trastorno del estómago que afecta a cualquier persona, joven o adulta, provocándole náuseas, gases, dolor, acidez y vómitos y diarreas.

Algunas de las causas más comunes para la indigestión son comer en exceso, a deshoras, o rápido; el estrés; el consumo elevado de cafeína o alcohol; los alimentos demasiado grasos o las comidas muy condimentadas. Pero alguna que otra vez te olvidas de esto y cuando te das cuenta ya es demasiado tarde y te sientes mal. ¿Qué podemos hacer entonces para combatirla?

 

Algunos remedios naturales que te ayudarán a aliviar la indigestión

Todos los remedios que vamos a exponer a continuación son muy sencillos de elaborar en casa, además de ser muy efectivos y saludables.

Existen muchas infusiones o tés recomendados para las dolencias del estómago, pero uno de los más eficaces es el té de manzanilla. Esta planta tiene muchísimas propiedades y se utiliza para calmar las náuseas y los vómitos. Solo tienes que tomar una taza de agua caliente y agregarle una bolsita de té de manzanilla. En solo 5 minutos tienes tu remedio listo.

Otras infusiones que puedes tomar son las de canela, cilantro, cáscaras de manzana, cáscaras de pomelo, hinojo, laurel, apio, hojas de limón o aloe vera.

Si no eres muy amante de las infusiones calientes, puedes aliviar tu indigestión elaborando un puré con calabaza, calabacines y zanahorias; tres alimentos muy efectivos para los males de estómago. También puedes rallar cáscaras de pomelo y ponerla a secar. Esa ralladura seca la consumes como si fuera un cereal. Notarás una mejora casi inmediata.

Siempre tratamos de evitar el vómito a toda costa cuando estamos indigestados. Esto es un error, pues este es un mecanismo de defensa del organismo para librarse de los alimentos no digeridos que están causando el malestar. Si los vómitos son demasiado frecuentes, puede que se esté enmascarando otra dolencia que no es una indigestión, por lo que se debe acudir al médico.