¿Por qué duele la cabeza?

Se denomina dolor de cabeza a las molestias en la cabeza, el cuello o incluso en el cuero cabelludo. Estos dolores pueden variar desde los más leves hasta los realmente incapacitantes, pero siempre son molestos e inoportunos.

Existen diferentes tipos. El más común es el dolor de cabeza por tensión. Es causado fundamentalmente por la compresión o rigidez de los músculos del cuello y los hombros. También puede provocarlo la falta de sueño o el estrés, la depresión o la ansiedad. Este dolor, generalmente, suele durar menos tiempo y son ligeros, por lo que se eliminan sin mucha dificultad con analgésicos. No son peligrosos para la salud.

Otras causas del dolor de cabeza

Pero también se puede padecer de dolores mucho más intensos, acompañados de náuseas, vómitos, molestias a la luz y al ruido, que se empeoran con el tiempo y requieren de medicamentos mucho más potentes. Nos estamos refiriendo a las temidas migrañas.

Estas varían en cada persona y pueden desencadenarse por falta de sueño, el consumo de alcohol y de algunos alimentos, y hasta el empleo excesivo de medicamentos. Para su control se requiere la ayuda de un especialista.

Las personas hipertensas pueden sufrir intensos dolores de cabeza si aumenta mucho la tensión arterial. Esto provoca un flujo muy rápido de sangre a través del cerebro, que nos alerta con dolor de que tenemos que tomar medidas al respecto. Cuando la presión se normaliza, el dolor tiende a desaparecer.

Existen casos aún más graves como el dolor de cabeza en racimo, que se considera el más intenso de todos los dolores, produciendo síntomas muy severos y molestos en quien los padece. También puede ser causado por tumores y otros trastornos neurológicos.

Tome medidas

Con causas muy diversas, el dolor de cabeza y todos los dolores nos están alertando que algo no va bien en nuestro organismo. Muchas veces no escuchamos estas señales y vamos directo a aliviar el síntoma sin tratar la causa.

Aprendamos a reconocer los factores que pueden desencadenarnos las crisis, seamos disciplinados y cambiemos nuestro estilo de vida. Siguiendo estos consejos disfrutaremos de una vida más plena.