Aloe vera: verdades y mentiras

El Aloe, sábila o acíbar, debe su nombre probablemente a que su sabor recuerda el agua del mar y en sentido figurado significa amargo.

Su uso se popularizó en muchos países durante la década de los años 50, pero se han generado diversas controversias entre simpatizantes y detractores al demostrarse que no todo lo dicho ha sido totalmente cierto.

Pero, ¿cuáles son las verdades y las mentiras que se dicen sobre el Aloe vera? Veamos:

Verdades sobre el Aloe vera

  • En el proceso de elaboración del jugo se emplea un filtrado que reduce las vitaminas, los minerales, y los agentes curativos de la planta.
  • El jugo de Aloe vera, que se elimina en el proceso de elaboración de cremas y ungüentos, es muy efectivo en heridas y otras enfermedades de la piel como el acné.
  • El Aloe vera contiene más de 75 compuestos nutricionales naturales.
  • El Aloe vera es una de las pocas fuentes naturales de vitamina B12.
  • Esta planta tiene propiedades antivirales, antibacteriales y antiinflamatorias.
  • El Aloe vera es excelente para aliviar problemas digestivos.
  • La planta aporta nutrientes que requiere el cuerpo y el sistema inmunológico.
  • El jugo que se vende en las tiendas contiene más agua que concentrado, Esto se hace para aliviar su amargo sabor.
  • La aloína contenida en la corteza de la hoja tiene más efectos nutricionales que el gel interno de la hoja.

Mentiras sobre el Aloe vera

  • El gel interno de la planta contiene el mayor número de nutrientes.
  • La planta no posee sustancias toxicas para el individuo.
  • El Aloe vera cura todas las dolencias.
  • Para la elaboración de productos se procesan solamente las plantas maduras (mayores de 5 años).
  • El jugo de aloe se vende sin mezclar (100 % de pureza).
  • El Aloe vera aporta elevados contenidos de calcio.

Como quiera que sea, es innegable que el Aloe Vera posee propiedades que la hacen un caso excepcional dentro de la medicina verde y una poderosa herramienta para mejorar nuestra salud.